4 de enero de 2008

mintiendo me entiendo

cuando eres diminuta,
reconquistar treinta centímetros es derrocar al imperio de carlos quinto,
adquirir un barreño de ocho litros es poseer las termas romanas
y un tenedor de madera es el mayor cetro regio del universo.
eso sí,
cuando eres diminuta,
la duración de la lucha para obtener tales alhajas
hace que la guerra de los cien años parezca un mísero instante.

2 comentarios:

laluzenmi dijo...

precioso.

patri dijo...

¿cómo se escribe la cara de gusto que se te queda cuando lees algo que te encanta? así me he quedado, con esa cara. ¡eres la mehó!