22 de octubre de 2009

rompemos la baraja

a lo largo de su corta vida
diminuta
ha escrito
-muchas-
de amor,
-infinitas-
de solicitud de empleo,
-alguna-
de suicido
y -tres- al director.
pero nunca ha escrito una carta de dimisión.

1 comentario:

partícula elemental dijo...

Lánguido
tumbado al sol
padece el elefante.
Hemorragias internas.
el veneno
de una víbora como tú,
tan diminuta
mantiene abiertas las heridas.

Más morfina, por favor.

Gracias por compartir.