13 de enero de 2011

tristento

diminuta ha descubierto
cosas terribles
que los demás ya sabían:
uno nace con el llanto instalado de serie,
pero la risa es una sofisticación artificial.
un lujo.
y como diminuta es cada vez menos diminuta
en lugar de centrarse en las consecuencias ontológicas del descubrimiento
reivindica derrochar en tiempos de crisis.
rían.
xeira.

4 comentarios:

Marya J. dijo...

¡Buenas!
He estado buscando blogs interesantes y el tuyo es de los pocos que me han llamado la atención.
Permíteme que me promocione (es lo que hay que hacer en este estoico mundo ahora)...

Si te interesa la escritura, la poesía y los ensayos, más que otras banalidades que hoy día se valoran...
si no tienes tabúes que te restrinjan, y prefieres decir lo que piensas...
si quieres saber sobre el proceso de creación de libros de una autora de dos publicaciones y así sus cambios hasta la locura...

échale un vistazo a mi blog,
y si te gusta, que nadie te calle, ¡síguelo!
http://librosy3.blogspot.com

Liou dijo...

Interesante...

mónica_f.c. dijo...

diminuta... que grande é o teu diminuto! :)

Andrea Pearson dijo...

Que bueno que vuelvas a escribir en el blog... La maternidad te está sentando estupendamente.